Volver a noticias
4 Mayo, 2015

La receta electrónica racionaliza el gasto farmacéutico

La Receta Electrónica es la automatización de los procesos de prescripción, control y dispensación de medicamentos, así como el proceso administrativo para la facturación a los Servicios de Salud de las recetas dispensadas. Una de sus ventajas es la racionalización del gasto farmacéutico. En los pacientes crónicos evita visitas innecesarias a las consultas, ya que pueden recoger sus tratamientos directamente en la farmacia. Se calcula que la receta electrónica reduce hasta el 35% las consultas. A los médicos les permite un mayor control de la medicación y ver que no hay contraindicaciones con otros fármacos. Respecto a los farmacéuticos, disminuye los errores de mala interpretación del texto y facilita el cobro. Para la Administración es una herramienta con la que pueden conocer, en tiempo real, las prescripciones realizadas.

Existen diferentes modelos de receta electrónica pero las características comunes, según el Ministerio de Sanidad, son:

– El paciente se identifica con su tarjeta sanitaria y el médico se identifica y acredita electrónicamente

– La prescripción se realiza contra un Nomenclátor (el oficial del SNS o una adaptación del mismo).

– La prescripción médica se registra automáticamente en la historia clínica electrónica del paciente.

– Las recetas se generan de forma electrónica, y se validan automáticamente con la firma electrónica del facultativo, almacenándose en una Base de Datos de prescripción.

– El médico imprime el volante de instrucciones del paciente, en soporte papel.

– La oficina de farmacia realiza la identificación automática del paciente y sus datos a través de la tarjeta sanitaria, y accede a una o varias prescripciones pendientes de dispensar.

– Se registra automáticamente la dispensación de la oficina de farmacia a través de la firma electrónica del farmacéutico, así como las sustituciones, si fueran realizadas.

Según el último informe sobre eSalud aprobado por el Ministerio de Sanidad y las comunidades en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS), del pasado mes de enero, cada mes se prescriben 62 millones de recetas en formato electrónico, el 77% de las mismas.

El reto de las autoridades sanitaras es que las recetas electrónicas sean interoperables y puedan dispensarse en farmacias de distintas comunidades antes de diciembre de 2016. De momento, sólo Extremadura y Canarias han conseguido esa interoperabilidad entre dos comunidades autónomas.

Volver a noticias