Volver a noticias
2 Marzo, 2015

Los juegos de salud ayudan a formar profesionales y concienciar pacientes

Centros de salud, asociaciones de pacientes, instituciones sanitarias, sociedades científicas, aseguradoras y laboratorios están introduciendo cada vez más los videojuegos para educar y concienciar. Es la llamada gamificación, el empleo de mecánicas y dinámicas de juego para objetivos no lúdicos, como la formación. En el ámbito de la salud se utilizan para formar a profesionales sanitarios, rehabilitar pacientes y concienciar a la población en hábitos saludables. Son juegos que pueden practicarse en dispositivos móviles, en páginas web y en plataformas inalámbricas de videojuegos, como la Wii o Kinect.

Según un estudio publicado en la revista JMIR Research Protocols¸ la gamificación resulta eficaz para la formación a médicos en técnicas nuevas de atención sanitaria, la actualización de los conocimientos ya adquiridos y para educar a los pacientes en el manejo de su enfermedad.

En cuanto a los pacientes, los juegos de salud permiten ayudarles en su enfermedad, para conocer mejor su patología e involucrarse tanto en la prevención como en su tratamiento. Se han desarrollado videojuegos para rehabilitación física de personas con trastornos de movilidad, para mejorar las funciones neuronales, entrenar la visión, etc. Parkinson, Alzheimer, esclerosis múltiple, ambliopía, diabetes, cáncer, ictus, sobrepeso… casi todas las enfermedades y trastornos cuentan con un juego específico.

La edad o el desconocimiento de la tecnología no es un obstáculo, ya que los pacientes se rehabilitan o educan al tiempo que se divierten, tengan 10 años o 90, y eso implica que la adhesión al tratamiento sea mayor y los conocimientos adquiridos se fijen más en la memoria. No es lo mismo mover los brazos en movimientos repetitivos ante un espejo que hacerlo frente a una pantalla en la que aparecen tartas que se ven aplastadas cuando las manos se mueven hacia ellas.

Para la población en general, los juegos de salud ayudan a concienciar en hábitos de vida saludables y a prevenir enfermedades. Por ese motivo hay, por ejemplo, juegos para adolescentes destinados a evitar las enfermedades de transmisión sexual, para adultos en los que se conciencia sobre la necesidad de protección solar frente al cáncer de piel e incluso un videojuego para que los niños sepan reaccionar ante el acoso escolar.

La importancia de la gamificación en salud ha dado lugar a un Congreso Nacional de Juegos de Salud, que en junio celebra su segunda edición, con la presencia de profesionales sanitarios, asociaciones de pacientes, sociedades científicas, instituciones y compañías farmacéuticas, que presentan sus soluciones. Iniciativas similares se celebran con éxito en Estados Unidos y Europa, con los Games for Health.

Volver a noticias